Revisando mis correos me he encontrado con esta carta (bueno, un email) de mi querida amiga Raquel (mamá de dos niños). Un email que me envió poco antes de nacer mi primera hija y que en su día me emocionó mucho y también me hizo reír, las dos cosas por igual. Es una de esas cartas que te llegan en el momento adecuado y que te llegan a lo mas profundo. Una carta que toda mamá primeriza debería recibir de otra madre, para advertirle y alentarle por lo que está por llegar.
He querido compartirla por si alguna de las que me leéis estáis a punto de ser madres, o lo habéis sido recientemente. Espero que os guste tanto como me gustó a mi.

 

LA CARTA DE MI AMIGA RAQUEL:

Queridísima Peppa,
¡Por fin llega el momento! Es un honor para mi poder adjuntarte la lista de cositas para el bebé que, con gran dedicación, confeccionó nuestra admirada Ariadna. ¡¡El legado es ahora tuyo!!
Para ser sinceras, he de decirte que quizás la encuentro un pelín exagerada… Tú échale un vistazo y, a partir de ahí, realiza tu propia lista.
Con el segundo hijo te das cuenta de que no necesitan tantas cosas (y que los pañales aguantan cagados mucho mas tiempo del que crees, ¡sin provocarles rojeces!). Tan sólo es necesaria una gran dosis de paciencia, y mucha complicidad con tu pareja.
Ya veréis que la paternidad es lo más bonito que te pueda pasar. No obstante, “nobody said it was easy!!”. Habrán días en los que te apetezca coger a tu hija y darla en adopción…
Tu vida va a cambiar. Supongo que ya te lo habrá dicho más de una persona. No volverás a tararear una canción que no sea Dora la exploradora. Tu perfume pasará a ser Nenuco sensaciones. Una medallita de leche pasará a decorar cualquiera de tus sueters, incluso ese que tanto te gusta y que nunca ensuciarías tu. Las conversaciones con tus amigas estarán centradas en temas tan sensibles como el color de las caquitas, o la cantidad de vómitos en un día. El Apiretal será el rey de tu botiquín. Nadie, y cuando digo nadie es NADIE (0 personas) te hablará a ti o a Iñaki antes que a la nena; vais a pasar al más absoluto de los segundos planos. Y así un largo etcétera que tu misma completarás en breve.
Pero, a pesar de todo esto, te acostarás agotada un día, mirarás a Iñaki y os preguntareís cómo era vuestra vida sin esa pequeña cosita. Descubriréis la capacidad de amor incondicional. Y no cambiaréis nada del mundo por una sonrisa de la peque.
Amiga Peppa, he de darte un consejo: Muchos serán los que te darán a partir de su nacimiento. Que si teta, que si bibe… Que si colecho, que si cunita… Que si no la cojas, que se acostumbra. Que si dale un susto y se le pasa el hipo…. ¡Pasa de todos los consejos! Nadie mejor que tú va a conocer a Martina. Cógela, abrázala, cántale, ríele, hazle cosquillas….pues pronto te darás cuenta de cómo pasa el tiempo de rápido.  Y sobre todo, en esos días de duda, ten en cuenta que…¡sí! ¡Lo estáis haciendo súper bien!
Bueno, después de este rollazo, espero haber aportado mi granito de arena a tu maternidad. Me despido. Luismi llora en su cunita. Hace rato que lo hace (¡con María ya me hubiese dado algo!)
Lo dicho, un besazo !!!
P.D: Pronto entrarás en esa etapa en la que la gente te para por la calle para decirte “¡Ay! Que bajita la tienes ya” o ” Ya tienes la carita trastocada”… Paciencia, darlincita! Y… dientes, dientes!!!

One Reply to “LA CARTA QUE TODA MAMÁ PRIMERIZA DEBERÍA RECIBIR DE SU AMIGA QUE YA ES MADRE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.