¿Te gustan los aceites esenciales como hidratante corporal pero odias la sensación de “pringue” que dejas por todas partes? Los aceites esenciales tienen propiedades fantásticas para cuidar tu piel. Y huelen de maravilla… Muchos productos para la hidratación corporal los incorporan en su fórmula, pero lo mejor es aplicarlos directamente sobre la piel.

La forma mas extendida de aplicar el aceite es justamente después del baño o ducha. Aun con la piel mojada. El problema es que se desperdicia mucho producto (a veces muy caro) y además, dejas las toallas llenas de aceite también. Otro inconveniente, es que si no has tenido tiempo justo después de la ducha o simplemente se te ha olvidado, ya no te lo puedes aplicar. Pues no hay nada mas pringoso que aplicarte el aceite directamente a la piel seca.

Una forma fantástica para aprovechar al máximo las propiedades de los aceites esenciales y aplicarlos cómodamente es mezclarlo con gel de aloe vera. Puedes encontrarlos en cualquier perfumería, parafarmacia o incluso en Mercadona. Los geles de aloe vera son muy acuosos y dejan tu piel como recién mojada. Pon una cantidad generosa de gel de aloe vera en tu mano y a continuación añade el aceite de tu elección. Mézclalos con ambas manos y aplicar.

De esta forma, obtienes un doble beneficio: el calmante e hidratante del aloe vera y los propios de aceite esencial que hayas elegido. Verás como la piel absorbe rápidamente el gel y el aceite. Si eres de las que va siempre con prisas, esta forma de hidratar la piel te será muy rápida y cómoda, sin renunciar a un cuidado exquisito de la piel.

Para mujeres embarazadas (o que han sido mamás recientemente), éste es un fantástico tratamiento adicional para el cuidado de la piel, que se puede combinar con las cremas antiestrías que todas conocemos. Aunque para las que aun están gestando, mejor sólo utilizar aceite de almendras o similar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.