A diario llegamos a casa exhaustas después del trabajo, tras haber pasado antes por el super, la farmacia, recogido a los niños del cole y jugado un ratito en el parque (¡¿cómo no?!). Desinfectamos a los peques: toda su ropa va directamente a lavar y casi te dan ganas de meterlos a ellos también en la lavadora… Y cuando sus majestades están listas, a cenar.

Hay muchos tipos de madres, pero yo, como una gran mayoría, no soy precisamente de las mas previsoras ni hacendosas. No porque no sea capaz, sino porque sencillamente no me da la vida para mas. Así que, como mucho, tengo algo mas o menos preparado para que cenen mis niñas pero, ¿qué hay de nosotras y de nuestras parejas? Pues que al final, o cenas lo mismo que los peques o acabas por comer un sandwich o una extraña mezcolanza de sobras del día anterior.

¡Ya está bien! Y como estamos en septiembre y empieza el nuevo curso. Es tiempo también de empezar nuevas rutinas: ¡Pon un wok en tu vida! Ahora te toca cuidarte a ti.

Seguramente ya tienes uno, arrumbado en el fondo de algún armario. Lo compraste un día porque te pareció super cool pero no lo llegaste a usar mas de dos veces… En este post te voy a dar unas sencillas pautas para que de ahora en adelante, el wok sea tu utensilio de cocina favorito!

COCINAR CON WOK

El wok es ese mágico utensilio de cocina (después de la Thermomix, claro está), con el que puedes montar platos muy resultones, sanos y riquísimos en un tiempo récord. Mezclando practicante todo lo que se te ponga por delante.

INGREDIENTES BASICOS QUE HA DE LLEVAR UN WOK:

1- Verduras: Toda buena cocinera que se precie tiene siempre verduras en el frigorífico. Posiblemente no tan frescas como te gustaría, pero ahí están. Deseando ser cocinadas y no arrojadas a la basura en un par de semanas porque olvidaste que estaban allí.

2- Proteínas: ¿Quién no tiene un huevo o una pechuga de pollo a mano? O si te he pillado en un día realmente malo, ¿unas lonchas de jamón york? ¿una lata de lomos de caballa…? ¿…de atun?

3- Hidratos: Yo no sé tu, pero yo no me pongo a hervir arroz cuando llego del trabajo ni loca, pero si que tengo esos cacitos de arroz brillante para calentar en 1 minuto en el microondas que son una maravilla. Otra opción es utilizar obviamente pasta: fideos chinos preferiblemente, pero si no, unos espaguetis de toda la vida dan perfectamente el pego.

PREPARACIÓN:

Pues bien, con estos 3 ingredientes tienes la cena hecha en 5 minutos.

  1. Cortar las verduras en tiras no muy finas y saltear a fuego fuerte durante 2/3 minutos. El punto justo que aconsejan los nutricionistas que deberíamos cocinar las verduras para conservar al máximo sus propiedades, es que estén firmes y crujientes. Si una verdura está blanducha, te has cargado encimas, vitaminas y minerales a go go.
  2. Reserva las verduras en un plato. Saltea el pollo (o el huevo, el tofu o la proteina que hayas elegido).
  3. Cuando esté listo, añade el arroz o la pasta y las verduras que reservaste. Apaga el fuego. Y con el calor residual, deja que todo se mezcle bien.
  4. ¡Listo! Sírvelo con una salsa de tu gusto. A mi este tipo de platos me gusta con soja, pero le puedes poner cualquier aliño.

La gracia del wok es que no tienes que preocuparte si los ingredientes pegan entre si o no. Una vez dentro del wok, todo se cocina de la misma forma y se mezclan los sabores, de manera que el resultado final es siempre fantástico.

¡Bon appetit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.