El primer día de colegio, es un día temido y deseado a partes iguales por padres e hijos. Para nosotras, supone un cierto alivio en el tiempo que invertimos en su crianza. Pero, a la vez, nos sentimos angustiadas por la incertidumbre de no saber si estarán bien o no.

Si bien no está en nuestra mano el 100% de lo que vaya a ocurrir, sí que podemos influir en gran medida para que ese día sea lo mas agradable posible. Tenemos que intentar transmitirles la ilusión y emoción que supone ir al colegio.

Llevo semanas investigando, leyendo, preguntando a otros padres que ya han pasado por esto. Y creo poder afirmar que dispongo de una información muy completa al respecto y en este post quiero compartirla con aquellos padres que estén en la misma situación.

CONSEJOS PARA EL PRIMER DÍA DE COLEGIO

ANTES DEL “GRAN DÍA”

  • Uno de los factores más influyente es la actitud que adopten los padres ante esta novedad. Recuerda: sea cual sea el carácter de tu hijo y su situación, si tú te muestras confiada y serena, él también se sentirá así.
  • No hay que anticipar en exceso la vuelta al cole. Los niños muy pequeños no tienen concepto de tiempo y no saben si septiembre es mañana, dentro de una hora o de una semana. Esto les genera una ansiedad innecesaria.
  • Para generarles una expectación positiva, se les puede preparar algo que les haga ilusión: Una mochila de la patrulla canina, una bolsita para el desayuno de Frozen, unos calcetines chulos… esas cosas les motivan y les hacen coger confianza.
  • Otro aspecto básico para que tu hijo empiece el colegio con ganas es que vayas modificando su horario vacacional: acuéstale antes por la noche y no dejes que se levante tarde por la mañana.
  • Llévale un día a visitar el colegio y, si es posible, preséntale a la que será su profesora o profesor. Si tu colegio no te da esa facilidad, busca en youtube o en Facebook fotos o videos del centro y muéstraselos a tu hijo. Pasaréis un rato muy agradable y al niño le será muy beneficioso.
  • Háblale de cómo será su clase, de sus compañeros, de su profesora… Y asocia el centro con la práctica de esas actividades que tanto le gustan, como pintar, bailar, contar cuentos…
  • Transmítele que la profesora es alguien de tu confianza. Alguien tan cercano como papá o mamá, o los abuelos. Y que si necesita cualquier cosa: ir al baño, si tiene hambre o sed, si le pasa algo, si tiene alguna duda… debe pedirle ayuda a ella.
  • Evita abusar de la expresión “como ahora ya eres mayor” o similar. El niño podría pensar que crecer es negativo, porque equivale a alejarse y perder la protección de la familia.
  • Retirada del pañal: es normal que ante la novedad y los nervios del primer día de colegio, haya retrocesos en el proceso y el niño tenga algún escape. Es importante mostrarse especialmente comprensiva en estos días.

EN LA PUERTA DEL COLE

  • ¿Qué hacer para atenuar el llanto (si surge) o la negativa a quedarse? “Es el momento de sacar del bolso un objeto, juguete o peluche que le recuerde a su casa. El niño lo guardará en el bolsillo y podrá tocarlo durante todo el día.
  • Llegar con tiempo. Más vale que sobre que falte. No ayuda nada que ese día vamos corriendo con prisas porque llegamos tarde. Con niños los imprevistos son habituales. Tómate tiempo para que desayunen, vayan al baño y llegues dando un agradable paseo hasta el colegio.
  • La despedida es conveniente que sea breve. Despídete diciendo que volverás a buscarlo después de una acción concreta. Por ejemplo, “te voy a venir a buscar después de la comida o la siesta”.
  • También podemos animar al niño diciéndole una frase del tipo “cuando venga a recogerte iremos al parque de bolas”, o cualquier sitio o a hacer cualquier actividad especial para él.
  • Si es un colegio con horario intensivo y lo dejas al comedor. Intenta pedir el favor en el trabajo o a algún familiar, y que el primer día o incluso durante un par de días, puedas ir a recoger a tu hijo para que coma en casa.
  • Es importante llegar puntuales a la hora de la salida del colegio. El niño estará deseando ver a su mamá o su papá, y si llegamos tarde podemos causarle angustia pensando que le hemos abandonado.
  • Si tu hijo tiene dificultades para adaptarse, tienes que escucharle y respetarle. A veces, con la intención de rebajar el malestar de nuestros hijos, los padres tendemos a restarle importancia a sus emociones con frases del tipo “seguro que no es para tanto”, o asignar un significado negativo a dichas emociones “tener miedo de ir al cole es de niños pequeños”. Esto no es nada constructivo ni ayuda al pequeño.
  • Debemos comprender que cada niño tiene su ritmo de adaptación.

Existen cuentos para prepararles para el primer día de colegio, como ¡Al cole!Rita comienza el colegio,  Mamá ya viene,  Hasta la tardeCosas que me gustan del colegio o No quiero ir al colegio.  O también puedes inventarlos, historias que hablen de tu peque en el colegio, conociendo niños muy simpáticos, jugando a un sinfín de juegos, aprendiendo cosas nuevas y teniendo mil aventuras… En estos cuentos, sería interesante incluir algún episodio negativo, que los habrá, para que luego no se frustre ni se sienta engañado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.