Llevo varios años muy interesada en el tema de la nutrición. No tanto para llevar una dieta para no engordar, sino para llevar una dieta sana. Especialmente fascinada por la cocina crudivégana y la real food.

En lugar de hacer una disertación sobre nutrición, os voy a ir escribiendo diferentes posts con tips y consejos sobre este tema. Cosas razonables, recetas para gente normal, no para Master Chefs, sino para gente que al día siguiente tiene que ir a trabajar.

Dicho esto, os voy a explicar cómo introducir terminados en vuestra dieta habitual sin morir en el intento. Los germinados son el alimento vivo más antiguo y pueden hacerle mucho bien a tu salud. Los germinados insisto, son alimentos vivos y esto aumenta su valor nutricional que se mantiene intacto hasta el momento en que se come.

Su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos vivos los convierte en alimentos completos que contribuyen a corregir las carencias de la alimentación moderna. Ayudan al sistema inmunológico y previenen el envejecimiento prematuro de las células.

Cuando germinamos una legumbre, ésta se hace digerible por nuestro estómago sin necesidad de cocinarla. ESTA ES LA GRAN MARAVILLA DE LOS GERMINADOS.

¿Cómo germinar una semilla?

Para que el ejemplo sea mas concreto, os voy a indicar cómo germino yo alubias mungo. Puedes encontrarlas en Mercadona. Este método es igual para germinar cualquier semilla.

1- Lava y escurre las alubias.

2- Envuélvelas en un trapo de cocina previamente humedecido con agua.

3- Ponlas dentro de cuenco amplio o similar y colócalo en un lugar oscuro (dentro de un armario de la cocina, por ejemplo).

4- Cada 12 horas aproximadamente, saca las alubias y ponlas en un escurridor. Lávalas, déjalas escurrir y devuélvelas al trapo húmedo. (Enjuaga también el trapo con un poco de agua y escúrrelo antes de volverlo a utilizar).

5- Detener este proceso cuando las semillas hayan alcanzado el nivel de germinación deseado. Esto puede tardar entre 2 y 5 días, dependiendo de la temperatura ambiente y del tipo de semilla. Antes de dar por terminada la germinación, asegúrate que todas las semillas germinaron… resulta muy desagradable encontrar una semilla dura entre todas las blanditas…

Aquí el antes y el después:

 

 

 

 

 

 

Para su consumo óptimo, yo recomiendo ir sacando del trapo la cantidad que vayamos a consumir, y dejar el resto, para que no pierda humedad y evitar que se vuelvan duras.

¿Cómo las como? Las suelo poner de manera generosa en ensaladas de todo tipo. También las utilizo como guarnición fría de un filete de carne o pescado. Se pueden comer solas aliñadas con aceite, o con salsa de yogur. ¡Echale imaginación!

2 Replies to “GERMINADOS: ALIMENTOS VIVOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.